martes, 7 de diciembre de 2010

EL NACIMIENTO DE LA FRATERNIDAD ROSACRUZ EN 1909

El Nacimiento de la Fraternidad Rosacruz
por
Augusta Foss-Heindel



EL NACIMIENTO DE LA FRATERNIDAD ROSACRUZ EN 1909

Muchas informaciones erróneas se han publicado acerca del origen de la Fraternidad Rosacruz. Para
esclarecer, este asunto, vamos a narrar detalladamente cómo y cuándo Max Heindel se encontró con
los Hermanos Mayores y recibió su iniciación. Emplearemos además sus propias palabras para que
el relato resulte más fehaciente.
Durante el verano de 1905, el exceso de trabajo y su intensísimo deseo de obtener conocimientos
espirituales, fueron causa de que Max Heindel cayera seriamente enfermo en Los Angeles, sufriendo
un ataque cardíaco, que durante meses lo tuvo en estado desesperante. Una gran parte del tiempo
que duró esta enfermedad, lo pasó fuera del cuerpo físico, trabajando conscientemente, y buscando
la verdad en los planos invisibles.

Se hallaba en la mayor pobreza; hubo días en este período de su vida en que le faltó hasta el pan, y
en algunas ocasiones estuvo durante dos días seguidos sin probar bocado. A pesar de ello, continuó
buscando sabiduría, y en cuanto se lo permitió su salud, dio conferencias para difundir la ciencia
astrológica.

En mayo de 1906, su trabajo fue interrumpido en San Francisco por el gran temblor de tierra, y
entonces se fue a Seattle y al es de un norte del país, para continuar sus disertaciones.

Después curso
de conferencias se vio obligado otra vez a pasar una temporada en un hospital, a causa de otro
ataque cardíaco.
En 1907, dando conferencias en Minesota, fue visitado por una amiga que desde hacía meses le
instigaba a ir a Berlín, para encontrarse allí con una persona que era un extraordinario
conferenciante y profesor. Esta amiga insistió mucho en que fuese a Alemania, y llegó, en su afán,
hasta ofrecerle pagar todos sus gastos, y al fin, logró que aceptara.

Una vez en Alemania, Max Heindel asistió a las conferencias y clases del referido profesor, pero al
poco tiempo se dio cuenta de que esta persona no podía ofrecerle gran cosa, y que lo que enseñaba
no era nuevo para él. Defraudado en sus esperanzas, compró su pasaje de vuelta a América. Cuando
volvió a su habitación muy desalentado, comprendiendo que había abandonado un trabajo
importante en América para correr detrás de una, vana ilusión, un Hermano Mayor de la Orden
Rosacruz, uno de los Hierofantes de los Misterios Menores, se presentó a él y le ofreció
comunicarle aquellas enseñanzas que él anhelaba, a condición de guardar el secreto. Durante años,
Max Heindel había buscado y rogado a Dios que le dejase encontrar algo que pudiese apaciguar el
ansia de conocimiento de su alma en este mundo. Pero a pesar de haber sufrido de este modo y de
haber conocido el vehemente deseo de su corazón, él no pudo dar esta promesa al, Hermano Mayor
y se negó a aceptar cualquier enseñanza que él no estuviese autorizado para trasmitir luego a sus
hermanos ansiosos también de sabiduría. El instructor se marchó.

¿Puede el lector figurarse lo que debe lógicamente sentir un hombre hambriento que durante días no
ha probado bocado, al ver a una persona que le ofrece un pedazo de pan, y antes de poder probarlo,
se marcha y se lo lleva? Esto, poco más o menos, sucedió a Max Heindel. Su desencanto fue intenso
al ver que había hecho un tan largo viaje para encontrarse con alguien que, según la promesa
hecha por su amigo, era un Iniciado, resultando luego ser toda pura ilusión.
Cuando el Instructor abandonó la estancia, Max Heindel se quedó durante horas presa de gran
perplejidad, y pasó después varios días muy triste, considerando que ahora tenía que volver a
América y empezar de nuevo su trabajo donde lo había dejado, después de haber perdido
inútilmente tiempo y dinero. Sorpresivamente, el Instructor apareció otra vez en su habitación y le
anunció a Max Heindel que había salido vencedor de la prueba, añadiendo que de haber aceptado el
primer ofrecimiento. es decir, de no revelar a nadie estas enseñanzas, él no habría vuelto. Le dijo
también que el candidato elegido al principio, que había recibido la enseñanza de los Hermanos
Mayores durante siete años y que, por casualidad, era el mismo que ellos habían empleado para
atraer a Max Heindel a Berlín por mediación de su amiga, había fracasado en la prueba en el año
1905. Le expresó además, que él, Max Heindel, había sido ya observado por los Hermanos Mayores
durante varios años y escogido como candidato más apto en caso del posible fracaso del primero.
Además, le manifestó que las enseñanzas deberían ser publicadas antes del fin de la primera década
del siglo, es decir, antes de fines de diciembre de 1909.

En esta última entrevista con el Instructor, éste le indicó cómo llegar al Templo Rosacruz que existe
cerca de Berlín. En este templo se quedó Max Heindel más de un mes en comunicación directa
con los Hermanos Mayores y bajo su instrucción personal, recibiendo así la mayor parte de las
enseñanzas contenidas en el Concepto Rosacruz del Cosmos. El primer manuscrito de este libro,
que fue escrito mientras Max Heindel estaba en el templo, según indicación del instructor, no era
más que un bosquejo. La pesada atmósfera psíquica de Alemania era particularmente adaptada a la
comunicación de pensamientos místicos con la conciencia del candidato, y se le dijo que las 350
páginas del manuscrito que acababa de escribir no le satisfarían cuando llegase a la atmósfera
eléctrica de América, y que él entonces desearía escribir nuevamente todo el libro. En su gran
entusiasmo, él no quiso creerlo en un principio, imaginándose haber recibido un mensaje
maravillosamente completo; pero la predicción de los Hermanos Mayores resultó ser verdad.
Después de haber pasado algunas semanas en la ciudad de Nueva York, se dio cuenta de que,
en efecto, era así. El estilo de redacción del manuscrito, entonces no le agradó. y, por consiguiente,
se dispuso a escribirlo otra vez de nuevo.

Alquiló una habitación barata en el séptimo piso de una casa de vecindad, y durante el verano
excesivamente caluroso del año 1908 estuvo sentado día por día en su cuarto desde las siete de la
mañana hasta las nueve o diez de la noche, sin siquiera salir a la calle para almorzar. Con un vaso de
leche y unos bizcochos se quedaba trabajando hasta la noche, y luego salía para cenar, generalmente
nada más que legumbres. Después de un paseo por las calles calurosas de Nueva York, volvía a casa
para trabajar aún hasta media noche. Cuando el calor se hizo demasiado intenso, se fue a la ciudad
de Búfalo, donde terminó el trabajo en septiembre del mismo año.
El nuevo problema que entonces se le planteó era saber cómo publicar el libro y dónde encontrar los
fondos para ello. Después de los grandes calores se marchó a Columbus, en Ohio, donde empezó
a dar conferencias y lecciones, y donde la señora Rath-Merrill, con su hija, le ayudaron para dibujar
los diagramas. En esta ciudad pasó varios meses con buena suerte, dando lecciones y conferencias y
luego fundó allí el primer Centro Rosacruz. Se fue luego a Seattle, donde tenía numerosos amigos
desde el año 1906, esperando lograr que alguno de ellos le ayudara para imprimir el libro. Y, en
efecto, el señor Patterson fue este amigo, que no solamente le ayudó para encontrar un editor, sino
que, siendo él mismo impresor, le pudo dar muy buenos consejos para la organización de la venta.

Antes de imprimirse el Concepto Rosacruz del Cosmos, Max Heindel empezó a divulgar las
enseñanzas recibidas por medio de conferencias apropiadas, y después de cada una de ellas
distribuía gratuitamente copias mimeográficas de una serie de veinte lecciones sobre la
Interpretación Esotérica del Cristianismo, o, como luego, se le ha denominado, Cristianismo
Rosacruz. Empezando por la primera conferencia, "El Enigma de la Vida y de la Muerte", él daba a
cada uno de los asistentes un ejemplar para llevárselo y estudiarlo. Estas copias las sacaba con su
máquina por la noche después de las conferencias. Con un pequeño martillo y unos clavos en su
bolsillo, y sus cartones-anuncios bajo el brazo, andaba muchos kilómetros todos los días para
colocar estos avisos donde pudieran ser vistos por mucha gente.Escribía sus artículos en los
periódicos y él mismo los ponía en manos de sus editores, los que, algunas veces estaban muy mal
dispuestos para la publicación de estas nuevas enseñanzas. Sin embargo, gracias a su encanto
personal, él podía generalmente ganarlos para su causa, Y algunas veces obtuvo una página entera,
propaganda que siempre le valió un numeroso público. Después de haber dado veinte conferencias
en Columbus, Seattle, North Yakima y Portland, llevó el manuscrito del Concepto Rosacruz del
Cosmos, y las veinte conferencias a Chicago, donde todo se publicó por fin.
Citaremos las propias palabras de Max Heindel respecto a su trabajo en Chicago: "el Concepto
Rosacruz del Cosmos fue publicado en noviembre de 1909, unas cinco semanas antes del final de la
primera década del siglo. Unos amigos habían editado el manuscrito original, pero, naturalmente, yo
tuve que repasarlo antes de darlo a la imprenta; luego corregí las pruebas y lo leí después otra vez
para asegurarme de que todos los errores estaban rectificados. Hice otra lectura cuando la
composición fue dividida en páginas, y di instrucciones a los grabadores y al impresor respecto a la
colocación de los grabados. Me solía levantar a las seis, trabajando hasta las doce de la noche,
venciendo mil dificultades y teniendo que soportar el ruído horroroso de las calles de Chicago,
algunas veces hasta el extremo límite de mi energía nerviosa. Pero pude vencerlo todo y añadir
varios detalles interesantes al libro. Sin embargo, sin la asistencia eficaz de los Hermanos Mayores
yo seguramente hubiese sucumbido. Era obra de ellos, y ellos me sacaron a flote; pero, estuve casi
completamente agotado cuando todo quedó ultimado".

Casi toda la edición de la obra, con excepción de algunos centenares de ejemplares, fue depositada
en casa de una mujer que estaba al frente de una empresa editorial. Debiendo bastante dinero, esta
mujer, se valía de los ejemplares de la edición del Concepto Rosacruz del Cosmos, depositada en su
domicilio, para enviarlos como pago de lo que debía a los editores. Y, cuando más tarde, Max
Heindel pidió que le enviasen más ejemplares, resultó que la primera edición de dos mil ejemplares
estaba agotada. Al dirigirse después a esta mujer para que le enviase fondos, Max Heindel recibió
tan solo una carta llena de insultos. Para quitarse la deuda de encima, la mujer se declaró en quiebra.

De este modo, se impuso la impresión de una segunda edición, a la cual fue añadido un índice de
sesenta páginas. Parece que la pérdida de las dos terceras partes de la edición primera, hubiera
debido resultar una calamidad para un hombre de escasos medios financieros; pero fue todo lo
contrario. Resultó ser un hecho providencial, porque la mujer en cuestión había estado en relación
con el movimiento Nuevo Pensamiento y asociaciones teosóficas durante varios años, y había sido
su proveedora de libros, que sabía procurarse de grandes casas editoriales. No pudiendo pagar su
deuda de otro modo, ella instigó a estas casas a que aceptasen el Concepto Rosacruz del Cosmos,
obra hasta entonces muy poco conocida, promoviendo así una demanda que era un buen medio para
la difusión de las enseñanzas rosacruces en muchas partes del mundo. Después de haber establecido
Centros de Estudios de la Fraternidad en Columbus, North Yakirna, Seattle y Portland, Max
Heindel volvió a los Ángeles en diciembre de 1909 para iniciar su trabajo allí. Para continuar el
relato es necesario que la autora del presente escrito haga constar su propia intervención. Antes de
abandonar Max Heindel la ciudad de Los Ángeles por primera vez, entre los años 1898 y 1906, la
autora, que era entonces la señorita Augusta Foss, y Max Heindel, habían sido íntimos amigas
pasando mucho tiempo junto estudiando astrología y asuntos similares. Cuando Max Heindel volvió
a Los Ángeles, en 1909, con las enseñanzas rosacruces, la autora encontró en el Concepto Rosacruz
del Cosmos precisamente lo que había buscado durante años. Esto dio satisfacción a su más íntimo
anhelo. Era el alimento del que su alma estaba hambrienta. Enseguida empezó ella a trabajar con
intensidad, y ayudó a Max Heindel dando conferencia y clases. Con tres conferencias públicas por
semana, él llegaba a llenar una gran sala que contenía mil personas. En el año 1910, sin embargo,
su salud no le permitió seguir. Entonces la autora continuó las clases de Max Heindel, teniendo
hasta 120 alumnos en el curso de astrología. Un poco después, él cayó gravemente enfermo del
corazón, y cuando estuvo en el hospital ya casi a punto de morir, tuvo una experiencia
extraordinaria. He aquí sus propias palabras: "En la noche del 9 de abril de 1910, cuando la Luna
Nueva estaba en Aries, mi Instructor apareció en mi habitación y me dijo que aquella noche había
comenzado una nueva década, y que en los venideros diez años yo tendría el privilegio de dar al
mundo una ciencia de curar tal como se describirá luego, y una panacea espiritual, de la cual hablaré
ahora. La Fraternidad facilitará ayuda para la gran obra.

"Esto era la primera indicación que se había dado respecto de una obra semejante. La noche antes
había terminado mi trabajo en el nuevo Centro de Estudios de la Fraternidad, en Los Ángeles. Había
viajado y dado conferencias seis días de los siete de la semana, y estando enfermo, me había
retirado del trabajo para reponer mis fuerzas. Sabía que era muy peligroso abandonar el cuerpo
físico conscientemente durante una enfermedad, porque entonces el éter está más tenue que nunca y
el cordón plateado se rompe fácilmente. En estas condiciones, la muerte causaría el mismo
sufrimiento que el suicidio, y por esta razón, los Auxiliares Invisibles deben, por prudencia
permanecer siempre en su cuerpo físico mientras estén enfermos. Pero requerido por mi Instructor,
yo estuve dispuesto al vuelo del alma para ir al Templo, y un guardián se quedó para cuidar del
cuerpo enfermo.

"Conforme indicamos previamente en nuestra literatura, hay nueve grados en los Misterios
Menores de todas las Escuelas Esotéricas, y la Orden Rosacruz no es ninguna excepción a la regla.
El primero corresponde al Período de Saturno, y los ejercicios correspondientes se hacen el día de
Saturno o sábado a medianoche. El segundo grado corresponde al Periodo del Sol y su rito
particular se celebra a las doce de la noche del domingo. El tercer grado corresponde al Período de
la Luna, y se celebra el Lunes a media noche, y así sucesivamente con el resto de los primeros siete
grados; cada uno corresponde a un período y su rito se celebra el día apropiado. El octavo grado se
celebra en el momento de la Luna nueva y de la plena; el noveno grado, en los solsticios de verano e
invierno.
"Cuando un discípulo asciende a hermano lego o hermana lega, él o ella es introducido en el rito
celebrado la noche del sábado. La próxima iniciación los autoriza a asistir a los servicios de media
noche del domingo, y así sucesivamente. Es de notar, sin embargo, que mientras todos los hermanos
legos y hermanas legas tienen libre acceso, en sus cuerpos espirituales, al templo durante todos
los días, están excluidos de los servicios de media noche de aquellos grados a los cuales aún no
pertenecen. No hay tampoco un guardían invisible que está colocado a la entrada pidiendo la
palabra de pase de los que desean entrar, sino que hay una muralla alrededor del Templo, invisible,
pero impenetrable a todos aquéllos que no han recibido el "Abrete Sésamo". Cada noche esta
muralla es de distinta construcción, de modo que si un alumno, por error o por descuido, tratara de
entrar en el Templo cuando los ejercicios que se celebran sean superiores a su grado, muy pronto
se daría cuenta de que es muy posible dar con la cabeza contra una muralla espiritual, y que
semejante experiencia no es de ningún modo agradable.

"Como queda dicho, el octavo grado, celebra sus reuniones en el momento de la Luna nueva y de la
llena, y todos los que no han llegado a él, quedan excluidos de aquel servicio de media noche, el que
esto escribe, igualmente, porque estos grados no son cosas banales que se puedan obtener mediante
pago de algunas monedas menudas, sino que requieren un desarrollo espiritual mucho mayor
que el de mi estado actual, y al cual no llegare hasta después de varias otras existencias, aunque no
carezca ni de la voluntad ni de la aspiración de llegar hasta allí, ahora. Por consiguiente, el lector
comprenderá que en la noche de la Luna nueva en Aríes en 1910, cuando el Instructor vino a
buscarme, no era para llevarme a aquella sublime asamblea del octavo grado, sino a otra reunión. de
distinta naturaleza.

"Además, aunque esta reunión se celebrara en la noche, en California siendo la hora distinta de
Alemania, los ejercicios de la Luna nueva se habían celebrado ya en este país varias horas antes, de
manera que cuando llegamos al Templo mi Instructor y yo, el sol estaba ya muy alto en el cielo de
Europa. "Cuando llegamos al Templo mi Instructor, me esbozó la tarea de la Fraternidad, tal como
los Hermanos querían que la llevase a cabo. "Después entramos en el Templo, donde los doce
Hermanos estuvieron presentes. Estaba arreglado de modo distinto de lo que había visto
previamente; pero por falta de espacio no puedo dar más detalles. Mencionaré, tan sólo tres esferas,
suspendidas una encima de la otra en el centro del Templo; la esfera del medio, estaba a media
distancia entre el suelo y el techo, y también era mucho más grande que las otras dos, que estaban
suspendidas encima y debajo.

Los distintos modos de visión superiores al plano físico, son: la visión, etérea, o de rayos X; de
color, que nos abre el Mundo del Deseo; y, la visión de tonos, que nos deja penetrar en la Región
del Pensamiento Concreto, como está explicado muy detalladamente en el libro Los Misterios
Rosacruces. "Mi desarrollo de esta última fase de vísíon espiritual habla sido muy incipiente hasta el
momento mencionado, porque es un hecho que, cuanto más robusta es nuestra salud, tanto más
estamos compenetrados con el mundo físico, y tanto menos capacitados para tomar contacto con las
esferas espirituales. Personas que pueden decir: "No he estado enfermo ni un solo día de mi vida", al
mismo tiempo revelan el hecho de que están perfectamente a tono con el mundo físico, y de que son
totalmente incapaces de entrar en contacto con las regiones espirituales. Esto había sido casi mi
caso hasta el año 1905, a pesar de haber yo sufrido horribles dolores toda mi vida, como
consecuencia de una operación quirúrgica en la pierna izquierda durante mi niñez. La herida no
quería curarse nunca, y sólo se cerró cuando dejé de comer carne, y entonces desapareció también el
dolor. Pero mi resistencia durante todos aquellos años era tal que nunca se me conocía la menor
expresión de dolor en la cara, y fuera de esto, gozaba yo de perfecta salud. Era, sin embargo extraño,
que cada vez que perdía algo de sangre como consecuencia de haberme cortado alguna vez, la
sangre no se coagulaba y perdía siempre una gran cantidad. Pero después de dos años de una dieta
limpia, la pérdida casual de una uña entera, una mañana, no me hizo perder más que una gotas de
sangre y pude escribir en mi máquina la misma tarde, no produciéndose tampoco ni un átomo de
pus durante la formación de la nueva uña.

"Sin embargo, la construcción de la parte espiritual de la naturaleza trajo desarmonía para el cuerpo
físico, el cual se hizo más sensitivo a la atmósfera alrededor de él, y el resultado era un agotamiento.

Éste era tanto más completo cuanto que la resistencia al mal antes mencionada, que me sostenía en
pie durante meses, cuando yo hubiera debido ceder y descansar, produjo el resultado final de llegar
hasta dos pasos de la muerte. El agotamiento de una robusta salud física es necesario antes de que
sea posible llegar a un equilibrio con el mundo espiritual y cuanto más fuerte y vigoroso el
instrumento, tanto más enérgico debe ser el método para vencer su resistencia. Después vienen años
de una condición fluctuante e irregular de salud, hasta que, finalmente, estamos en condiciones de
poder arreglarnos para mantener la salud en el mundo físico, mientras que podemos al mismotiempo
funcionar en las regiones superiores. Así me ha sucedido a mí; un trabajo abrumador, físico y
mental, hasta el día presente' ha puesto a mi cuerpo físico en una condición poco agradable. Los
amigos me han prevenido y yo he tratado de hacerles caso; pero era preciso hacer el trabajo. Hasta
la llegada de alguna ayuda, me veo obligado a continuar sin consideraciones para mi salud, y la
señora Heindel está conmigo en esta tarea, como en todo lo demás. "De esta condición precaria se
ha desprendido, sin embargo, una creciente habilidad para funcionar en el mundo espiritual. ientras
que, como queda dicho, en el momento de la experiencia relatada, la visión de tonos y la capacidad
de funcionar en la región del Pensamiento Concreto eran indiferentes y limitadas, sobre todo a su
más baja subdivisión, una pequeña ayuda de los Hermanos aquella noche me puso en condiciones
de tomar contacto en la cuarta división, donde se hallan los arquetipos, y de recibir allí la enseñanza
y el entendimiento de aquello que es considerado como el más elevado ideal y la mas alta misión de
la Fraternidad Rosacruz.

"Vi nuestra sede principal y una larga cola de personas viniendo de todas las partes del mundo para
recibir la enseñanza. De allí las ví salir luego para llevar el bálsamo a los a los de cerca y de lejos.

"Mientras que aquí en este inundo es necesario investigar con el fin de descubrir lo que sea, allí la
voz de cada arquetipo nos trae consigo, cuando toca nuestra conciencia espiritual, un conocimiento
de lo que aquel arquetipo representa. Así llegó a mi aquella noche una comprensión que está muy
por encima del poder de mis palabras, porque el mundo en el cual vivimos está basado en el
principio del tiempo, pero en la alta región de los arquetipos todo es un eterno ahora".
El lector habrá notado por lo que antecede, que Max Heindel era capaz, con ayuda del Instructor de
actuar en la cuarta división de la Región del Pensamiento Concreto, donde se hallan los Arquetipos.

Esto sólo es posible después de haber pasado por la tercera iniciación, o tercer grado, que
corresponde al Periodo Lunar. Sólo después de haber pasado por el tercer estrato de la Tierra, un
hombre puede moverse libremente en la cuarta división de la Región del Pensamiento Concreto.

Durante esta iniciación en los Misterios más profundos los Hermanos le informaron que una Iglesia
o Templo debería construirse en Mount Ecclesia, donde la Panacea descripta antes había de
prepararse. Esta Panacea no puede prepararse si previamente los Probacionistas no han reunido las
condiciones necesarias. Dos de sus ingredientes fueron enseñados a Max Heindel; pero el tercero
fue dejado para ser preparado por los Probacionistas; en razón a su consagración a la vida espiritual.
Nuestro Templo fue erigido e inaugurado el 25 de diciembre de 1920, antes de terminarse la
segunda década del siglo. Este Templo, la Ecclesia, fue construido con el propósito de facilitar
medios más poderosos para curar las enfermedades. Asambleas curativas se celebran en este
sagrado lugar a ciertas horas, todos los días, por los Probacionistas que han consagrado su vida a
esta tarea. También asisten los Hermanos Mayores, quienes emplean la Sede Central como un punto
de concentración. A esto se agrega la tarea de los Auxiliares Invisibles que son Probacionistas
diseminados por el mundo. El poder curativo generado en la Ecclesia ha robustecido la obra de
dichos Auxiliares, de manera que las curaciones efectuadas son frecuentemente milagrosas y nuestra
obra de curación se extiende como una cadena sin fin alrededor del globo.

Es de desear que nuestra escuela de salud pueda también ser pronto una realidad, porque es
necesario que algunos de los que sufren puedan estar allí donde se les puedan enseñar buenos
métodos de vivir y una dieta apropiada, como también alimentos espirituales, cuya falta ha causado
muchos sufrimientos a causa de la muerte por inanición, a la cual está expuesta el alma.
La autora quisiera contar más detalles de la hermosa obra realizada por Max Heindel y del gran
regocijo y de los privilegios que resultaron para ella, por ser esposa de un ser tan notable, escogido
como mensajero de los Hermanos Mayores, pero el espacio no lo permite.

No importan cuántas órdenes o jefes aparezcan con distintas pretensiones: "por sus obras los
conoceréis". La Fraternidad Rosacruz ha dado la prueba de su justificada existencia durante
catorce años y ha demostrado por su obra que ella es el canal por el cual actúan los Hermanos
Mayores.

Para concluir y dar más luz a los fervorosos estudiantes sobre el asunto tratado, transcribimos a
continuación parte de un artículo publicado en la revista Rays from the Rose-Cross, sobre las
enseñanzas de Max Heindel respecto a la Orden Rosacruz.


MRS. MAX HEINDEL

* * *

de: El Nacimiento de la Fraternidad Rosacruz
por
Augusta Foss-Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario